10 Cosas absurdas que los padres dicen a sus hijos

Hay un ejercicio muy común utilizado para enseñar a los niños una lección: se trata de una tarea con el tubo de pasta de dientes que se solicita al hijo o al alumno aplastar lentamente hasta que se quede vacío y luego pedirle que lo regrese a su estado inicial.

El niño intentará hacerlo y entonces se dará cuenta de que es imposible, esto le dará a la madre o a la profesora la posibilidad de usar el experimento como una metáfora sobre las palabras que salen de la boca: una vez que las dejamos salir nunca jamás las podremos recoger.

Según el grupo Professors House, autores de este artículo, “aparentemente, muchos no aprendemos esta lección y, tristemente, hemos llegado a ser padres sin lograrlo y por ello solemos decirles a nuestros hijos las cosas más absurdas del mundo, como las siguientes”:

1. ¡DEJA DE COMPORTARTE COMO UNA NIÑA!
Esta gema normalmente se les dice a los niños varones cuando actúan como bebés o son percibidos como débiles. Y luego nos preocupamos y nos preguntamos por qué tantos hombres adultos tienen problemas en la actualidad.

Esto, sin duda, es una equivocación en muchos niveles: Insinúa que hay algo de malo en ser niña y magnifica la personificación de que las niñas no pueden hacer otra cosa que no sea lo que hacen las niñas. Con suerte los padres no dirán esto en presencia de sus hijas aunque es suficientemente malo decírselos a sus hijos.
Es errado también porque perpetúa la mentalidad de que los niños no deben ser emotivos y de que tienen que ser fuertes y duros para ser aceptados. No importa cómo se vea este tema, decir esta frase a un hijo es equivocado, erróneo, absurdo.

2. ERES IGUALITO A TU PADRE (MADRE)
Teniendo en cuenta que el hijo comparte el ADN de la pareja, no sería nada raro que sea como su padre o su madre. Sin importar lo que se sienta por la pareja, no debemos hacer que nuestro hijo o hija se sienta mal por ser parecido a él o a ella. Si continuamente se le dice a un hijo que es como su mamá o su papá (considerado como un perdedor), tú estarás esencialmente (en la mente del hijo) diciéndole también a él o a ella que es un perdedor o una perdedora. No hay nada de malo en que los hijos sean como sus padres, en realidad eso es lo natural.

3. ESTO ME DUELE MÁS A MÍ QUE A TI
Esto se dice justo antes de castigar al hijo o a la hija. La verdad es que es una mentira y los padres lo saben. Castigar a un hijo es algo doloroso, imaginen a alguien que amamos que nos castigue y lo haga por amor y además nos lo diga y repita que le duele más a él o ella que lo que nos puede doler a nosotros. Además, quitarle a su hijo adolescente el celular por un mes por haberse pasado de su cupo, definitivamente no nos dolerá más a nosotros que a él o ella.

4. ¡PORQUE YO LO DIGO!
Si no podemos explicar nuestra lógica, probablemente no deberíamos sufrir por decirlo. Si bien no es algo que al decirlo cause un daño mayor, pero es una buena idea que los padres estén preparados con una explicación que los hijos recordarán siempre. Por ejemplo, si se le dice al hijo adolescente que no debe tener una relación sexual y si pregunta el porqué, habrá que darle una explicación adecuada y no decir porque yo lo digo.

5. ¡ESPERA A QUE TU PAPÁ (MAMÁ) LLEGUE A CASA!
Esto solo le demuestra al hijo o a la hija que tú no tienes suficiente entereza para disciplinar a los hijos. Además, les lleva a teman al otro progenitor y, lo que es peor aún, es posible que ese niño o niña decida irse de la casa antes de que llegue mamá o papá y ponga a toda la familia en sustos.

6.¡TE TRAJE A ESTE MUNDO Y TE PUEDO MANDAR DE REGRESO!
¿Acaso se convirtió mamá o papá en asesino? Esta es una frase que hará que los hijos crean que sus padres han perdido la razón.

7. EL CHOCOLATE EN LA MAÑANA DA AMEBAS
Otra frase absurda que a veces los padres usan cuando los hijos quieren comer caramelos o chocolates en el desayuno.

8. NO DESEAS QUE TE DÉ UNA NALGADA, ¿VERDAD?
¿Qué hijo o qué hija quiere recibir una nalgada? Esta es una pregunta absolutamente retórica.

9. SI NO USAS EL CINTURÓN DE SEGURIDAD EL POLICÍA TE LLEVARÁ
Cualquier referencia que los padres hagan sobre poner a los hijos en la cárcel les hará temerosos de la Policía y esa es una pésima idea. Los padres deben tener control sobre sus hijos y hacerles usar el cinturón y que se den cuenta de que los policías son aliados de todos los ciudadanos. Si algún día se necesita a un policía para que ayude con algo, no desearemos que nuestros hijos estén horrorizados con su presencia.

10.¡DEJA DE LLORAR SINO QUIERES QUE TE DÉ ALGO PARA LLORAR!
¡Qué tal! Mamá y papá convertidos en perfectos mafiosos.
Por supuesto que existe una tonelada de otras cosas tontas que los padres suelen decir a sus hijos.
La verdad es que los niños no siempre escuchan el sarcasmo o desdén que acompaña a las voces de sus progenitores y pueden tomarlo muy seriamente.
Cuando los padres están furiosos es fácil que digan cosas que pueden herir a los hijos o a otros niños.

No es realmente necesario acosar, minimizar o intimidar a nuestros hijos. Recordemos siempre que, al igual que con el tubo de pasta dental, no podemos volver a colocar las palabras en nuestra boca una vez que han salido disparadas de ella.