Descubre por qué la leche en polvo es una gran opción para tu hijo

Nuestros pequeños crecen muy rápido, un minuto los tenemos entre los brazos mientras los amamantamos y en un parpadeo ya están dando sus primeros pasos.

Son esos especiales momentos los que nos recuerdan que cada día su cuerpo está cambiando y a partir de su primer cumpleaños tenemos la posibilidad de comenzar a darle leche de vaca; claro que esta no es la única opción, ni la mejor, para cuidar la nutrición de tu hijo.

La leche en polvo se ha convertido en un básico de las alacenas de muchas mamás, pero si tú todavía no estás segura de cuál es la mejor alternativa para tu peque, aquí te dejamos algunas razones que debes considerar antes de salir al super a buscar una leche para tu hijo.

Es fácil de transportar

Práctico. La palabra clave de las mamás ingeniosas que buscan cuidar a sus pequeños en todo momento. Tu hijo come varias veces al día y cada uno de esos alimentos es vital para su crecimiento.
Con la leche en polvo no te tienes que preocupar por andar cargando con líquidos que se tiren o que requieran estar refrigerados, además de que siempre tendrás su leche a la mano, lista para hacer en casa o fuera de ella.

Hay una para cada etapa de su vida

Aunque a veces sentimos que nuestros hijos crecen de la noche a la mañana, es importante que recordemos que siguen siendo pequeños y sus necesidades nutricionales son diferentes a las de un adulto. Pero no sólo es eso, su cuerpo aún sigue en desarrollo y su sistema inmune y digestivo todavía es muy sensible, así que algunos alimentos podrían causarle malestares físicos.
Afortunadamente la leche en polvo está dividida por etapas y cada una contiene nutrimentos que tu peque necesita conforme va creciendo.

Lo protege de adentro hacia afuera

Actualmente hay leche en polvo que está diseñada para satisfacer las necesidades nutricionales de tu hijo. Busca aquellas que contengan vitaminas, minerales, probióticos y prebióticos, elementos que ayudan a fortalecer su sistema digestivo e inmune.
Las alergias pueden afectar la calidad de vida de tu bebé. Debes estar muy pendiente de cualquier reacción diferente a la habitual, ya que pueden presentarse de diferentes maneras.

Hay opciones especializadas

Si tu pequeño es intolerante a la lactosa podrías creer que no existe una leche que no lo haga sentir mal, pero en realidad existen opciones en polvo que están enfocadas a este trastorno.
Estas opciones deslactosadas también vienen por etapas, están adicionadas con los nutrimentos que tu hijo necesita para desarrollarse adecuadamente y algunas de ellas contienen otros elementos que ayudan a proteger su pancita y facilitar la digestión, como los probióticos de los que te contamos más arriba.