Exfoliantes Corporales Caseros

Para hacer tus propios suministros de cuidado de la piel van mucho más allá de ser baratos y fáciles de hacer

Cuando se utiliza un exfoliante corporal, no sólo le estás dando un cambio a tu piel; la estás manteniendo con un olor agradable y completamente suave, además de llenarla de vitaminas y minerales que benefician a tu cuerpo.

Los ingredientes con los que haces tus exfoliantes determinan el tipo de cuidado que deseas tener.

Por ejemplo la toronja, que además de darte un olor delicioso, te ayuda a eliminar las horribles arrugas; y un poco de café reduce la celulitis de manera considerable.

Así que, se podría hablar mucho acerca de las potencialidades de los exfoliante. Comienza por reunir una gran cantidad de ingredientes orgánicos y te mostraremos cómo mezclarlos para hacer un puré que cuide tu piel.

Plátano y azúcar morena

Este exfoliante es un hidratante sin aceite que le proporciona a tu piel un brillo juvenil. Además está lleno de vitaminas y minerales que te ayudan a mantener tu piel firme y tersa.

Para preparar esta mezcla añade el azúcar morena y los trozos de plátano café (el plátano café es más fácil de deshacer que el plátano amarillo) en un recipiente, luego aplástalos con una espátula.

Para lograr la consistencia correcta, utiliza los dedos para aplastar los trozos de plátano más grandes. Lo más genial de todo es que sus ingredientes son totalmente orgánicos.

Toronja, aguacate y azúcar morena

La toronja tiene el poder de ayudarte a igualar el tono de la piel del rostro con el de tu busto, además de eliminar las manchas y las arrugas.

La mejor noticia es que el aguacate no bloqueará tus poros y podrás decirle adiós a los puntos negros.

En un tazón coloca el azúcar y el jugo de la toronja, después vierte las cucharadas de aceite de aguacate y mezcla todo. Recuerda: cuanto más la remuevas el azúcar se disolverá cada vez más, así que trata de mantener los granos intactos.

Lavanda, aceite de uva y sal de mar

La lavanda seca utilizada como un exfoliante te ayuda a combatir el acné. La sal de mar y el azúcar eliminan la piel muerta y otras impurezas. La lavanda y la sal de mar mezcladas también son perfectas para luchar contra el eczema.

Retira los capullos de las ramitas de lavanda al igual que lo harías con las hiervas de romero, a continuación aumenta el aroma añadiendo unas gotas de aceite de lavanda y luego agrega la sal de mar. Vierte el aceite de uva y mezcla suavemente todos los ingredientes en un recipiente.

Café, aceite de coco y azúcar

El café es el ingrediente maravilla repleto de ingredientes que ayudan a la piel, no sólo revitaliza tus sentimientos, también aclara e ilumina la piel y minimiza temporalmente la celulitis.

Podríamos decir que es suficiente, pero combinado con el aceite de coco tendrás el exfoliante más cremoso e hidratante del mundo.

En un recipiente coloca el azúcar y el café seguidos del aceite de coco. Ni siquiera tienes que usar una espátula para mezclarlo, puedes hacerlo con las manos.

La calidez de tus manos derretirá el aceite de coco, además es una excusa para colocarlo en tu piel una vez que termines.

Calabaza, miel y bicarbonato de sodio

Esta es una suave y refrescante crema exfoliante, la calabaza está llena de vitaminas que pueden ayudar a regresar los pigmentos en la piel.

La miel de abeja natural te ayudará a destapar los poros y hacer que tu piel tenga un brillo natural. El bicarbonato de sodio es un exfoliante muy suave ideal para personas con piel sensible.

En un recipiente agrega un poco de bicarbonato de sodio y mézclalo junto con la pulpa de la calabaza y la miel y listo: tendrás un exfoliante listo para untarse.