Los imperdibles del Centro

Palacio de Bellas Artes
El ex presidente, Porfirio Díaz, mandó a construir el Palacio de Bellas Artes como parte de los festejos por los 100 años de la Independencia de México. Aunque en un principio se planeó construirlo en cuatro años, la obra se prolongó a 30, debido a problemas de hundimiento y al estallido de la Revolución Mexicana.
Entre los tesoros de la decoración de este edificio, que se encuentra celebrando su 80 aniversario, está la cortina de cristal del escenario, creación de Casa Tiffany de Nueva York.

Café de Tacuba
¡Un clásico! Enchiladas, mole de olla, pozole, tamales y otros platillos mexicanos conforman la carta de este restaurante que abrió sus puertas en 1912, en una casona del siglo XVII.
Además de que puedes llegar con toda la familia, te sentirás parte de sus anécdotas, como las que surgieron durante la filmación de Los hijos de Sánchez o la del fantasma que deambula entre las mesas.

Librerías de Donceles
Se piensa que esta calle debe su nombre a la antigua costumbre que sólo permitía el paso por esta vialidad a hombres, quienes eran llamados donceles.
Aquí abundan las librerías de viejo, que se caracterizan por tener en sus estantes y mesas títulos descontinuados o difíciles de encontrar. En estos establecimientos se percibe el olor a humedad; los libros y revistas están apilados en estantes o en mesas al centro y, por difícil que resulte creerlo, tienen un orden.
No es necesario que busques un texto en particular. Si entras, seguro saldrás con las manos repletas de tesoros literarios a bajo costo.