Los kilos que debes subir en el embarazo

Durante los nueve meses en los que el bebé está en nuestra panza, los kilos suben de manera incontable. Y eso es algo súper normal, dentro nuestro un hermoso bebé está creciendo, sin embargo a veces los antojos y la premisa “comer por dos” provocan que el aumento de peso sea aún mayor.

¿Cuánto peso sería normal subir durante el embarazo? ¿Cuánto sería considerado un exceso? ¡Te lo contaré a continuación!

¿Cuánto deberías aumentar?

Los kilos ideales que deberías subir, dependerán del peso que tienes antes de estar embarazada. Deberías consultar a tu médico en qué rango de peso te encuentras: bajo, medio o sobrepeso.

Si tienes bajo peso, lo ideal sería aumentar entre 12 y 18 kilos. Si te encuentras en un rango medio, entre 11 y 15 kilos sería correcto que subas. Y si tienes sobrepeso, el aumento de peso debería ser entre 6 y 11 kilos.

¿Por qué tantos kilos?

No solo el bebé que crece en tu vientre hará que aumentes de peso. La placenta, el líquido amniótico, la grasa almacenada para la lactancia, provocarán que aumentes una gran cantidad de kilos. Pero si no controlas tu dieta, la cantidad de peso que aumentes será aun mayor.

Bajar de peso en el embarazo

No es nada aconsejable perder peso durante estos 9 meses. Si eres una mujer con sobrepeso, quizá tu médico crea que sea lo mejor. Pero solo si un médico lo aconseja, en los demás casos no será saludable perder kilos.

Dile adiós a “comer por dos”

Para controlar el peso durante el embarazo, lo primero que deberías hacer es decirle adiós a la premisa de “comer por dos personas”. Es cierto que tienes que comer un poco más para poder satisfacer a tu cuerpo y al del bebé que está en tu vientre, pero una embarazada necesita alrededor de 300 calorías más de lo común… y eso definitivamente no sería comer por dos personas.

No olvides controlar con tu médico el peso y juntos armar una dieta balanceada que permita brindarle a ti y a tu bebé los nutrientes que necesitan. Para tener un embarazo saludable, será idea no aumentar más kilos de los necesarios. Además si te excedes, después del embarazo puede costar mucho más bajar esos kilos.