Los niños necesitan amor más que un matrimonio

Un hogar en donde existe amor es el ambiente perfecto para que los niños crezcan felices y se desarrollen. Pero contrario a lo que muchas parejas creen, seguir casados en un matrimonio infeliz no necesariamente beneficia a los pequeños.

Casarse es un paso muy importante en la vida de las personas y la decisión debe ser tomada desde la madurez y conciencia de la responsabilidad que se asume. Por eso, una pareja debe luchar para superar los problemas que se puedan presentar. Pero si las cosas no resultan y los problemas se agravan, se debe pensar en los hijos y en su futuro.
Según un estudio publicado por la Marriage Foundation, una organización con sede en Reino Unido, que estudia los comportamientos de las parejas, los niños necesitan vivir en un hogar donde exista paz, donde sean amados. Esto les permitirá alcanzar sus objetivos y alejarse de situaciones problemáticas como la violencia.

Pero algunos psicólogos y terapeutas coinciden en que los niños pueden salir adelante en cualquier ambiente al que sean expuestos. Es decir, si viven en un hogar de un solo padre, con padres adoptivos, con abuelos o con los dos papás, los niños pueden desarrollarse sin problemas. La importancia está en la calidad de tiempo que se comparte con los hijos y en cómo se los ayuda a sobrellevar los problemas que pueden causar un divorcio.

“Unos 1,8 millones de niños soportan la ruptura familiar, como resultado de la tendencia en aumento de divorcios. En los últimos 35 años, cerca de 2 millones de niños han nacido en familias que se han separado”, señaló el reporte.

Por ello, vivir en un hogar de padres separados o con padres solteros no será el fin del mundo para los pequeños. Claro, si un matrimonio puede sobrevivir a los problemas debe luchar por alcanzar la felicidad, pero si el amor se esfumó, lo mejor será dar el paso a un costado.

Sí, es difícil y talvez necesitarán de mucho apoyo e incluso ayuda profesional para afrontar la nueva situación, pero todo será afrontable. “Desde 1980, la proporción de niños que han nacido en hogares de padres casados ha caído del 88% al 53%. En el mismo periodo, la cantidad de rupturas se ha incrementado al 44%”, indicó el reporte.

Según el psicólogo Patrick Fagan, en un informe que presentó ante una Comisión del Senado de EE.UU., los hijos de padres que se han separado sufren de un “profundo dolor emocional, depresión, ansiedad, son más propensos a dejar su educación, a ganar menos, a desarrollar adicciones a las drogas y alcohol”.

No obstante, otro estudio, realizado por el psicólogo Mavis Hetherington, determinó que el 80% de los niños que provienen de un hogar separado tu éxito en su vida. Una investigación anterior, realizada por el profesor de la Universidad de Cambridge, Michael Lamb, indicó que este éxito se logra cuando los niños tienen buenas relaciones con ambos padres y ellos están lo suficientemente estables como para actuar de forma responsable y amorosa para con sus pequeños.

Como conclusión, el experto explicó que si un matrimonio no funcionó, el amor de padres a hijos es lo más importante para que se logre un futuro brillante de los niños.