Razones Para Entrenar Con Amigos

A veces puede ser muy difícil terminar un entrenamiento si lo haces tú solo

Sobre todo cuando hace más frío y está oscuro.
Sin embargo, entrenar con un amigo te abre un nuevo rango de posibilidades para motivarte.

Tu compañero de entrenamientos te puede ayudar a resistir y alcanzar tus metas, sin importar lo lejanas que te parezcan al principio.

Más motivación y menos excusas

Tarde de sábado, hace frío y está oscuro. Estás envuelto en una mantita en el sofá. Tu serie favorita está a punto de empezar.

Suena como la excusa perfecta para saltarte el entrenamiento de hoy, ¿verdad? No, si entrenas con un amigo, no.

Tener horarios de entrenamiento regulares con amigos te ayuda a comprometerte y terminar tu rutina. Las posibilidades de que elijas el sofá antes que una sesión de entrenamiento son mucho menores en este caso.

¿No te daría corte cancelar un plan con tus amigos porque “no te apetece”? Y no lo decimos sólo nosotros: psicólogos de la Universidad de Stony Brook en Nueva York han probado que los hábitos de ejercicios con familia y amigos influyen en la motivación personal.

Los entrenamientos son más divertidos

Hay muchos momentos a la hora de entrenar que en realidad no tienen mucha gracia si no tienes con quien compartirlos.

Una forma de aumentar el factor diversión es encontrar ideas nuevas para modificar tus ejercicios de forma que nuestras carreras juntos sean más interesantes.

Hay un montón de formas de darle la vuelta a nuestro plan de entrenamiento: pero las ideas más locas y divertidas saldrán de nosotros mismos cuando nos pongan a pensarlo.

Estos cambios harán que se nos pase el tiempo volando y ¡pilas!: antes de que nos demos cuenta, ya habrá pasado una hora.
Y lo mejor es que no habréis mirado el reloj ni una sola vez.

Se animarán el uno al otro

Si estás a punto de rendirte, un compañero de entrenamiento puede ser realmente importante, porque te ayudará a reconstruir tu motivación .

Un reto deportivo entre amigos nos ayudará a impulsarnos el uno al otro y a superar nuestros límites. Ten en cuenta lo siguiente: en Inglaterra se llevó a cabo una encuesta sobre hábitos deportivos entre mujeres.

El estudio concluyó que un 64% de las mujeres que entrenan con sus mejores amigas tenían más probabilidades de llevar sus entrenamientos al límite, en comparación con las que entrenaban solas.

¿Significa esto que estás condenado si no encuentras tiempo para entrenar con alguien? Tampoco

El deporte une a la gente

¿Sabías que más del 40% de participantes de un curso de fitness lo dejan al poco de empezarlo cuando lo empiezan solos?
Sin embargo, cuando lo empiezan con un amigo, la tasa cae al 6%.

Esto sugiere que una de la mejores razones para entrenar con amigos es la interacción social. La gente que entrena junta crea una identidad de grupo y ya no se sienten solos.

Conseguir algún logro tú solo es increíble, claro. Pero compartir tu éxito con amigos que saben lo duro que has trabajado para acabar con tu “yo vegetal” es todavía mejor.

¿Y si las cosas no salen como habías planeado? ¿A quién le importa? Que un amigo te dé una palmadita en la espalda puede hacer que veas el vaso medio lleno.

Estos gestos tan sencillos crean una conexión muy especial entre las personas.

Los que entrenan unidos se mantienen unidos

También deberías plantearte entrenar con tu pareja. Algunos estudios han demostrado que las parejas que entrenan juntas de forma regular son más felices.

Entrenar juntos fortalecerá su relación y aumentará la atracción sexual. Una carrera mañanera, una cita en el gimnasio de noche o un viaje en bici en el fin de semana puede ayudarnos a subir la temperatura.

¿No es razón más que suficiente para entrenar con tu media naranja? Entonces, ¿todavía estás vegetando en el sofá? ¿O ya te has puesto a competir con tu compañero?