¿Sabías que viajar también trae grandes beneficios a tu salud?

Recorrer el mundo es la actividad favorita de muchos y el deseo de millones. Aunque se trata de una actividad recreativa, sus bondades van más allá de la diversión y el placer. ¡Los beneficios de viajar son increíbles para tu salud!

No importa si andas con tu mochila a cuestas o con grandes maletas; en bus, en bicicleta o en avión. Tampoco es prioridad si cruzas el océano o si recorres un país. Viajar es una actividad enriquecedora, tanto para tu bienestar psicológico y físico como para tu crecimiento personal.

Beneficios de viajar para la salud
Te hace sentir feliz

En primer lugar, viajar brinda felicidad a largo plazo. La alegría comienza desde el momento en que compras el boleto o haces tus maletas. Y, a su vez, los recuerdos de lo vivido te brindan bienestar durante meses o años.

Para que no quede duda, un estudio realizado por la Universidad de Cornell (Estados Unidos) en 2013 indicó que las personas escriben en sus tuits más palabras asociadas a la felicidad y al disfrute cuando viajan.

¡Las razones sobran! Cuando planeas un viaje sientes que tienes mayor control sobre tu vida. Estar en un país diferente te permite sentirte más competente y cuanto más grande ves el mundo tus problemas se hacen más pequeños.

Mejora la salud de tu corazón

¿Cada cuánto tiempo viajas? ¿Al menos una, dos veces al año o ya no recuerdas cuándo fue tu último viaje? Si respondiste la primera opción, vas por buen camino. Se ha comprobado que los hombres que no toman vacaciones durante varios años tienen más probabilidades de sufrir ataques al corazón.

Además, viajar disminuye los riesgos de sufrir infarto de miocardio, especialmente en personas mayores. El simple hecho de tomar vacaciones te ayuda a relajarte, y cada viaje mejora tu salud física y mental, lo que te permitirá alargar tu vida.

Reduce el estrés y la ansiedad

A su vez, y aunque suene paradójico, viajar significa desconexión y conexión a la vez. Te permite desconectarte de los quehaceres, problemas y obligaciones cotidianas para conectarte con tu ser interior, con nuevos lugares y con las personas que te rodean.

Según una encuesta publicada por la Asociación Americana de Psicología (APA), las vacaciones y viajes son beneficiosos para la salud mental porque nos alejan de las fuentes que nos generan estrés. Al reducir la angustia del día a día y concentrarte en el momento presente disminuyen algunos síntomas de la ansiedad.

Mejora tu capacidad para socializar

Por otro lado, las relaciones sociales son indispensables para la vida. Así sea simplemente para pedir una simple dirección o para conocer gente en ese local que estás descubriendo.

En cada viaje debes tener contacto con otras personas. ¡Aunque seas tímido, aquí no hay escapatoria! La comunicación con los habitantes de cada lugar y con los turistas es indispensable, por lo que pondrás en práctica tus habilidades para socializar.

Viajar, especialmente si lo haces solo, te invita a conocer personas para relacionarte. Te aseguramos que cada recorrido te dejará experiencias y amigos para recordar por siempre.

Favorece tu cerebro

¿Sabías que viajar te ayuda a crear nuevas conexiones en el cerebro?¡Aunque parezca increíble, es una realidad! No sólo lo decimos nosotros, los científicos también lo comprueban.

Según la Sociedad Española de Neurología (SEN), para que estos procesos se generen hace falta que nuestro nuestro cerebro se enfrente a la novedad, la variedad y el desafío. Todo eso ocurre al viajar.

Cuando decides tomar un nuevo rumbo tienes que adaptarte a una nueva realidad, abrirte a nuevos panoramas, paisajes, sensaciones, direcciones e incluso idiomas. Todo eso estimula tu cerebro, te hace más creativo y aumenta tu capacidad de solucionar problemas.

Te libera de prejuicios

¡Este es otro de los grandes beneficios de viajar! Cuando te embarcas en un nuevo rumbo te permites conocer diferentes maneras de ver la vida. Cada nuevo lugar te invita a observar, escuchar y a estar atento.

Cada destino está lleno de historias y cada persona es un universo. Cuando recorres distintos rincones sales de tu zona de confort y te conectas con otras culturas. Viajar te enseña sobre diversidad, te recuerda que aún te queda mucho por conocer y que cada forma de vida tiene su razón.

Te permite conocerte más

Por último, viajar, más allá de recorrer millas, es un acto de introspección, especialmente si lo haces solo. Cada nuevo lugar que conoces te invita a explorar tu interior, a ver quién eres y qué sientes en cada contexto y con cada persona que conoces.

El tiempo en soledad también es ideal para meditar sobre el rumbo que has tomado o deseas tomar en tu vida. Recorrer el mundo es una manera de replantear el camino y abrirte a nuevas posibilidades.

Ya te hemos contado 7 beneficios de viajar, pero te aseguramos que en cada viaje encontrarás miles de razones para seguir explorando lugares. En definitiva, ¡sal a descubrir y comparte felicidad por el mundo!