Sácale provecho al tinte de tu cabello

Si hemos decidido entintarnos el pelo, escoger el color correcto del tinte será ahora el siguiente paso, el cual dependerá de diversos factores. Desde luego, los más importantes son nuestras tonalidades de piel y ojos, puesto que su buena combinación hará que, en conjunto, conservemos un look no solo más atractivo y llamativo, sino también armonioso. La idea entonces, reflexionar acerca de qué nos va mejor de acuerdo a nuestras características particulares.

Piel pálida

Las personas de rostro pálido son las más privilegiadas, pues con casi cualquier color de cabello se verán muy bien. En todo caso, lo que deben de evitar son los extremos, es decir, los tonos negros y platinos que contribuirían a acentuar su palidez.

• Con ojos claros: prueba los tonos del rubio claro al avellana, así como también los rojos brillantes.
• Con ojos oscuros: apuesta por la gama de los castaños y los caobas, así como también los rojos oscuros.

Piel amarilla

El rostro de estas personas resalta mucho con los tonos oscuros. Generalmente de ojos castaños, les van bien los negros, marrones y caobas, debiendo eso sí evitar los rubios (sobre todo el rubio cenizo), ya que les dará a su piel una poco deseable tonalidad verdosa.

Piel morena

Las personas de piel morena pueden escoger entre una amplia variedad de tonos caoba y castaños de preferencia rojizos, desterrando el rubio, que desentonaría por completo tanto con el tono de su piel como con sus facciones. Se deben evitar también los marrones, puesto que opacarían su rostro.

• Con ojos claros: Una tonalidad de cabello en miel, ya sea mediante una coloración total o mechones, te iluminará.
• Ojos oscuros: Prueba los tonos caobas y castaños rojizos oscuros.

Piel rosada

En líneas generales, estas personas deben elegir tonos rubios y castaños claros que acentúen el rosa de sus mejillas, dejando de lado los tonos muy oscuros o negros que no les son nada favorecedores. También deben huir de las tonalidades rojizas.

• Con ojos claros: escoge entre todos los rubios dorados y cenizos.
• Con ojos oscuros: opta por las tonalidades avellana y chocolate.

Recuerda que un tono muy oscuro tiene a endurecer el rostro, así que evalúa sus posibles implicancias. Y si, en todo caso, estás pensando en coloraciones que aquí no mencionamos, como las azules, violetas, rosas o cualquier otra tonalidad que implique riesgos mayores.

Te recomendamos asesorarte con un profesional. Luego, asegúrate que tipo de que el tipo de tinte y marca que escojas sea el adecuado para ti. ¡Atrévete a renovarte y cuéntanos luego que tal te fue!