Usa de manera correcta esos jeans que tanto te encantan

Cuando estoy en el mood adecuado, me encanta ir de compras. Soy de las mujeres que puede pasar horas de tienda y tienda, probándose todo hasta encontrar las prendas que realmente me gusten.

Pero siempre, en esos viajes al centro comercial, hay un momento de estrés que parece inevitable: encontrar unos jeans que se me vean bien. Es como si todos los pantalones de mezclilla de la tienda me vieran entrar y mágicamente decidieran hacerme la vida imposible.

¿Cómo queda la cremallera y el cierre?

Pruébate los pantalones, abróchalos y sube el cierre. Ahora siéntate. ¿Te dan ganas de desabrochar el botón? ¿Sientes que el cierre se te entierra o que está a punto de reventar? Entonces esos jeans no son para ti.

Cuando nos probamos ropa en las tiendas, olvidamos hacer los movimientos naturales de nuestro cuerpo y esto es muy importante para saber si una prenda es adecuada o no para el estilo de vida que llevamos.

¿Cómo queda en la entrepierna y los talones?

Revisa cómo luce el pantalón en el área de la entrepierna y en la parte de los talones. No debe de existir un exceso de espacio o tela en ambas áreas. Claro, todo depende de tu estatura, porque si eres pequeña como yo (1.59 m) entonces seguro sabes que todos los jeans, TODOS te van a quedar largos, no importa el estilo que sean.

Si esos jeans que te probaste te quedan bien y te sientes cómoda en ellos, pero les sobra un pedazo en la parte de abajo, entonces considera llevarlos a un sastre para que los recorten a tu largo ideal.

¿Te queda flojo?

Parece un recordatorio innecesario, pero es muy importante. Para saber si un pantalón te queda bien es básico que tengas que abrocharlo y desabrocharlo para poder ponértelo. Si te lo subes sin necesidad de abrir el botón, obviamente te queda grande.

¿Cómo lucen los bolsillos?

Esta clave te ayudará a encontrar los jeans con mejor calidad. Debes tener en cuenta que el bolsillo trasero se encuentre en la mitad del glúteo y que cubra una tercera parte del mismo, justo en la parte central.

Si pasa tus pompis y llega hasta la parte trasera del muslo, entonces no sólo ese pantalón te queda grande, la construcción del mismo deja mucho que desear.