S

i ya cuentas con una, aun no tienes una definida o te gustaría probar una fácil y efectiva, la rutina diaria de cuidado de piel es indispensable para cualquier mujer.

Los principios básicos de cualquier rutina de cuidado de la piel de la cara son:

LIMPIEZA + HIDRATACIÓN + PROTECCIÓN

Puedes crear tu rutina con productos acorde a tus gustos, recomendaciones, indicaciones de expertos y presupuesto, sin embargo, todas requieren cubrir estos tres aspectos.

¿Por dónde comenzar? Es necesario tener limpios y abiertos los poros de la piel para la mejor absorción de los productos que apliquemos.

La regla básica del orden es la de la CONSISTENCIA: Primero aplicamos lo más Líquido o ligero y terminamos con lo más denso.

Las necesidades de la piel no son las mismas durante el día, por ello la dividimos en Día y Noche:

DÍA

Durante el día estamos expuestas a los rayos del sol, contaminación y un ritmo más activo. Para cuidar, proteger y lucir una piel sana te recomendamos seguir esta rutina:

  • Lava tu cara con jabón facial
  • Aplica sobre la piel húmeda un tónico
  • Ahora aplica un suero humectante (es concentrado por lo que requieres pequeñas cantidades)
  • Aceite facial
  • Utiliza una crema de contorno de ojos
  • Aplica crema humectante
  • Termina con protector solar

NOCHE

En la noche es importante limpiar nuestra cara de todo a lo que estuvo expuesta durante el día (contaminación, impurezas, maquillaje etc). Hidratarla durante la noche es ideal debido a que durante la noche es cuando la piel mejora la absorción de nutrientes.

  • Remueve el maquillaje con un desmaquillate (agua miscelar, aceite, etc)
  • Lava tu cara con jabón facial
  • Aplica sobre la piel húmeda un tónico
  • Ahora aplica un suero humectante (es concentrado por lo que requieres pequeñas cantidades)
  • Aceite facial
  • Utiliza una crema de contorno de ojos
  • Aplica crema humectante

Ya tienes las bases para estructurar tu rutina de cuidado para la piel. Recuerda que la constancia, la buena alimentación y dormir adecuadamente son claves para un rostro saludable.